miércoles, 11 de agosto de 2010

Cristianos de Ciudad Juárez combaten la violencia con oración

En Ciudad Juárez, célebre por la presencia del “crimen organizado” que representa una amenaza mortal para sus habitantes, se predica el evangelio en las calles. Los pastores en esta urbe del norte de México comparten la Palabra y oran por la comunidad en espacios públicos.
El presidente Felipe Calderón ha llegado tres veces a Juárez en lo que va del año para reunirse con líderes evangélicos.

En la urbe más violenta del mundo. La batalla entre el gobierno y los carteles de drogas continúa sin tregua en Ciudad Juárez. En efecto, a pesar del envío de diez mil soldados al otro lado de la frontera de El Paso, Texas, más de 5.000 personas han sido ejecutadas en dos años y medio.

"Todos confiaron en que al llegar el ejército a la ciudad se resolverían los problemas. Pero no fue así. Ahora tenemos la Policía Federal y tampoco está mejorando", comenta el pastor Poncho Murguia, dirigente de la Alianza de Pastores Evangélicos, que busca retomar Ciudad.

"Estamos saliendo a las calles y a los hogares, y no sabemos con quienes nos vamos a encontrar. Encontraremos buena gente, encontraremos mala gente, pero el evangelio es poderoso para cambiar vidas", añade Murguia.

JÓVENES VALIENTES
Durante tres fines de semana, miles de voluntarios de 120 iglesias en Ciudad Juárez, salieron a las calles. Su tarea era peligrosa, ya que decenas de personas mueren a diario en esta ciudad.

“Una de mis jóvenes estuvo parada en una esquina y detuvo un auto para orar por ellos. Los hombres en el auto dijeron que no creían que su oración ayudara a su negocio. Sin embargo, ella miró dentro del vehículo, y pudo ver a cinco hombres con armas, así que comenzó a orar. Y de repente ésta gente se calló. Cerraron los ojos e inclinaron sus cabezas, y oró por ellos. Ella los bendijo y siguieron su camino”, comenta el Pastor Murguía.

Por primera vez el Gobierno Mexicano está trabajando con pastores evangélicos. El mismo presidente de México les está rogando a estos pastores que ayuden en la lucha contra los carteles de drogas mexicanos.

VISITA DE CALDERÓN: FE Y ESPERANZA
En lo que va del año, el presidente Felipe Calderón ha llegado tres veces a Juárez para reunirse con líderes evangélicos. Al término del último de estos encuentros, el pastor Murgia tuvo oportunidad de hablar personalmente con Calderón. “Pude hablar cara a cara con el presidente y él me dijo: ‘tienes razón. Lo único que nos puede sacar de esto es tener fe en Dios’. Así que eso trae esperanza a mi corazón y gozo a mis oídos, sabiendo que el presidente está pensando en Dios y en la fe como una solución” comenta Murguia.

Ahora estas iglesias están en la vanguardia de lo que Dios está haciendo en Juárez, no sólo ayudando en la crisis actual, sino ofreciendo un cambio verdadero a México.

“Donde el pecado abundó, y ahí hay una coma, entonces la Gracia sobreabundó. Y estamos en esa coma ahora. Estamos en el puente que salta a la sobreabundancia de Gracia, y eso es lo que esperamos. Esto nos emociona. Tenemos fe. Tenemos esperanza. Nosotros servimos al Señor Jesucristo” agrega el pastor Murguía.